lunes, 24 de diciembre de 2012

Gogol y su tierna sátira social

"Esa sonrisa entrañaba una impudicia patética que resultaba tan extraña e impropia en su rostro como una mirada de piedad en la cara de un funcionario corrupto o un libro de contabilidad en manos de un poeta. Se estremeció. Ella abrió sus deliciosos labios y dijo algo, pero lo que dijo era tan estúpido, tan vulgar... como si la pérdida de la inocencia conllevara asimismo la pérdida de la inteligencia."

Nikolai Gogol: "La avenida Nevski", de Historias de San Petersburgo. Alianza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario