domingo, 11 de septiembre de 2016

"¿También tú concurres...?", Jorge Gimeno

¿También
concurres a esta orgía de ambición
para perderte?
Ya somos demasiados.
Sé la excepción,
la radiante excepción que en el éter se irisa
a un palmo
de mi nariz.
Bien sé
que no tengo derecho
–contigo–
a ser imperativo,
que si pasas,
no me ves.
Podríamos amarnos,
mas no me ves.




Jorge Gimeno
Espíritu a saltos
Pre-textos, 2003.




jueves, 11 de agosto de 2016

Distinto

DISTINTO

Lo querían matar 
los iguales, 
porque era distinto. 

Si veis un pájaro distinto, 
tiradlo; 
si veis un monte distinto, 
caedlo; 
si veis un camino distinto, 
cortadlo; 
si veis una rosa distinta, 
deshojadla; 
si veis un río distinto, 
cegadlo... 
si veis un hombre distinto, 
matadlo. 

¿Y el sol y la luna 
dando en lo distinto? 


Altura, olor, largor, frescura, cantar, vivir 
distinto 
de lo distinto; 
lo que seas, que eres 
distinto 
(monte, camino, rosa, río, pájaro, hombre): 
si te descubren los iguales, 
huye a mí, 
ven a mi ser, mi frente, mi corazón distinto. 


Juan Ramón Jiménez
Una colina meridiana (1942-1950)

lunes, 25 de julio de 2016

"A la llama de luto", Juan Ramón Jiménez

A la llama de luto

La luz que rajó sus ojos
no fue la del firmamento;
era más dura que azul,
y fundía más luceros
que le entra la noche al día.

El rayo saltó en el centro
de su fe más entrañable,
su pecho de gloria lleno.
Y nadie se lo creía;
perdió la luz de lo esterno,
y nadie se lo creía
viendo sus ojos serenos
que eran el día y la noche,
trocados los hemisferios.

Y nadie se lo creía,
que él era ciego hacia dentro,
y le cantaba a la llama
de luto de su antro interno
(donde latió ya la mina
de sus más ricos verenos)
bella más que el tiempo es mudo,
que el espacio está desierto.

Juan Ramón Jiménez
Una colina meridiana