Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Sabrina, Nick Drnaso

  Las afinidades electivas, como un trasgo inquieto, maquinan en una trastienda que acaba pareciendo un taller de desbordante creatividad. Y una constelación de existencias que se contienen. Vidas dentro de vidas. Jenny Offill jugaba en ‘Clima’ a invocar ese filo de la navaja psicológico, su compulsión por la sospecha y su sereno y contagioso tremendismo de salón. Sabrina es, sería, la precuela imaginaria. El mundo desquiciado, el mal que se ejerce gratuitamente, que se lo digan a Haneke. De nuevo una espiral de ansiedad que reconocemos como la palma de nuestra mano. La catástrofe es adictiva. Sus personajes, los de Drnaso, están desprovistos de alma, son grandullones en serie que generan una impresión de homogeneización y automatismo. La risa o el llanto son intercambiables. Vivir es engullir bilis a discreción, pero discretamente. Las fake news, los linchamientos mediáticos, la paranoia social que va engordando el miedo, la escalada de violencia inextirpable, inseparable de nosotros

Entradas más recientes

Clima, Jenny Offill

Cuando te envuelvan las llamas, David Sedaris

«Los cuentos, majestad, que tuercen la voluntad de los hombres»

La ociosidad de Dios (William H. Gass)

En el corazón del corazón del país, William H. Gass

Gente que se fue, David Gistau

Feria, Ana Iris Simón

Desencajada, Margaryta Yakovenko

Piedras en el bolsillo, Kaouther Adimi

Naturaleza, Emerson