martes, 16 de julio de 2013

El animal que luego estoy si(gui)endo, Jaques Derrida

El animal que luego estoy si(gui)endo
Jaques Derrida
Trotta, 2008

Se sigue de ahí que jamás tendremos el derecho de considerar a los animales como las especies de un género que se llamaría El Animal, el animal en general. Cada vez que "se" dice "El Animal", cada vez que el filósofo o quien sea dice en singular y sin más "El Animal", pretendiendo designar así a cualquier ser vivo que no sea el hombre (el hombre como "animale rationale" , el hombre como animal político, como animal hablante, zoon logon echon, el hombre que dice "yo" y se toma por el sujeto de la frase que él profiere entonces a propósito del susodicho animal, etc.), pues bien, cada vez el sujeto de esa frase, ese "se", ese "yo" dice una tontería. Confiesa sin confesar, declara, de la misma manera que un mal se declara a través de un síntoma, hace que diagnostique un "digo una tontería". Y este "digo una tontería" debería confirmar no sólo la animalidad que niega sino su participación comprometida, continuada, organizada en una verdadera guerra de especies. 
P. 48

No hay comentarios:

Publicar un comentario